hombre de negocios confundido

¿Cómo escribir un post de calidad sobre un tema que no dominas?

Enciendo mi móvil de buena mañana y lo primero que leo al despertarme (sí, soy de esas personas que tienen la mala costumbre de dejar el teléfono en la mesita de noche) es el siguiente mensaje de uno de mis mejores amigos:

Esta tarde tengo una entrevista 😏

¡Qué buena noticia! Cuando le doy la enhorabuena me responde lo siguiente:

Es un puesto de content y en un principio pagan muy bien, pero no creo que me cojan 😅

Y como no podía ser de otra manera, le pregunto por qué.

Resulta que es una startup de desarrollo de software. Ya sabes que no tengo ni idea de programación. Es más, creo que voy a decirles que esta tarde no me va bien… 😔

Otra vez el síndrome del impostor haciendo de las suyas.

Querido lector, si alguna vez te has visto en esta situación o te planteas un cambio de aires y te da miedo tener que escribir posts sobre temas que no controlas, espero que este artículo te ayude a darte cuenta de tus capacidades.

Te aseguro que yo también he pasado por esto e incluso hoy en día hay algunos temas que me incomodan un poco.

Es normal.

Dedicado a todos los periodistas y profesionales de la comunicación que me acogieron como becaria en la delegación de Barcelona de la Agencia EFE en dos ocasiones.

Y por supuesto, dedicado a todos los científicos y médicos a los que tuve el placer de entrevistar durante mis prácticas y en recuerdo al día que me tuve que meter tanto en el papel que acabé en un quirófano vestida de cirujana.

sara vestida de cirujana durante sus prácticas en la agencia efe

No os preocupéis, mis únicas herramientas fueron un bolígrafo y una libreta.

¿Por qué debería aprender a escribir sobre temas que no domino?

¿Sabías que las principales empresas en búsqueda de copywriters y otros profesionales del marketing de contenidos suelen estar especializadas en temas muy técnicos?

Una simple búsqueda de LinkedIn te hará ver que la mayoría de ofertas de empleo con la keyword “content” (sin contar a las agencias, que suelen englobar un poco de todo) son de empresas de desarrollo de software, industria farmacéutica, investigación y desarrollo, economía y finanzas

Parece que lo más “light” son las ofertas de empresas del sector turístico, donde lo peor que te puede pasar es que tengas que escribir una pieza sobre un destino en el que no has estado nunca (algo así me pasó con un artículo sobre Macao, aunque no fue la única vez).

La buena noticia es que no necesitas tener 5 másters para escribir un post de calidad sobre un tema que no controlas y adentrarte en un nuevo sector.

¿Quieres escribir un post decente incluso sin tener ni idea? Tanto si quieres empezar a trabajar en una nueva empresa como si quieres ofrecer servicios freelance en nichos de mercado que no dominas, desde Be My Content te proponemos que hagas lo siguiente:

Investiga y recopila tanta información como puedas

Parece de cajón, pero lo cierto es que te pasarás el 80% del tiempo investigando. Y es que la curación de contenidos consiste en buscar, seleccionar e identificar fuentes de calidad sobre el tema que elijas.

Recopila toda la información que puedas sobre la empresa: cuál es su buyer persona, cuántos años lleva en activo, qué beneficios tiene ese producto o servicio y en qué podrían mejorar, cómo es la competencia (en qué se diferencian), en qué mercados opera, etcétera. Te servirá para empatizar con la persona que leerá tus contenidos y ser capaz de responder (y adelantarse) a sus necesidades.

Verás que hay un montón de fuentes, y en función del sector encontrarás unas u otras. Un buen punto de partida puede ser el siguiente:

Estudia la web y el blog de la empresa en cuestión

Aquí incluiríamos tanto la página web como el blog, redes sociales y otros canales de comunicación de la empresa para la que trabajaremos.

Estudiar la web y el blog de la empresa para la que quieres trabajar te ayudará a meterte en sus zapatos, te permitirá entender en qué consiste su producto o servicio y cómo se dirigen a sus clientes (para esto último te irá muy bien la sección “sobre nosotros” o cualquier equivalente que tengan). Además, muchas veces ofrecen recursos formativos totalmente gratuitos desde su misma página, como tutoriales en vídeo. No solo son para sus usuarios, también te pueden resultar útiles a ti.

Revisa si tienen estudios de casos o “case studies”. También se conocen como “casos de éxito”, y es que suelen ser posts o vídeos que muestran el testimonio positivo de una empresa o cliente tras la adquisición de ese producto o servicio. Te ayudará a entender mejor para qué sirve el producto o servicio de la empresa que te interesa y qué puntos fuertes tiene.

Si por ejemplo se trata de un ecommerce, también puedes revisar las opiniones y comentarios de los clientes. Podrás ver qué piensan sobre los productos, qué les gusta de ellos y qué mejorarían. Lo mejor de esto es que el lenguaje suele ser sencillo.

Busca fuentes relevantes y de gran autoridad

Si por ejemplo tienes que escribir para una empresa del sector sanitario, verás que hay infinidad de revistas de divulgación científica. Ahí encontrarás entrevistas, ensayos clínicos e infinidad de textos, algunos de ellos de una complejidad elevada. Te ayudarán a familiarizarte con el léxico y son buenas fuentes a las que citar.

La mayoría de estas fuentes se publican en inglés. Aprovecho este inciso para animarte a buscar todas tus fuentes en el idioma inglés siempre que puedas. ¿Por qué? Por la simple razón de que en la mayoría de sectores la fuente original suele estar en este idioma, la información acostumbra a estar más actualizada que en ninguna otra lengua y los resultados suelen ser de más calidad.

Eso no significa que no puedas buscar información en otros idiomas, pero al incluir fuentes en inglés ampliarás tu abanico de información considerablemente.

No pierdas de vista a la competencia

Recopila tantas webs de la competencia como puedas. Si no sabes cómo hacerlo, puedes probar con SEMrush.

Primeramente analizarás el dominio de la empresa en la que quieres trabajar. A continuación, selecciona el país del que quieres extraer la información.

En “visión general de dominio”, observa las secciones correspondientes a los “principales competidores”, tanto orgánicos como de pago. Si seleccionas “ver detalles” podrás ver una lista completa de webs parecidas.

Probaremos con netflix.com, por ejemplo:

lista de principales competidores orgánicos de netflix.com

Como resultado obtendremos webs de cine y series. Puedes repetir este proceso con cualquier web o blog del sector. Te ayudará a conseguir listas de webs parecidas en las que podrás recopilar información (muchas de ellas no serán estrictamente de la competencia, así que podrían servirte para una futura campaña de link building).

También puedes observar los “backlinks”; es decir, webs que enlazan a esa página. Eso sí, ten cuidado: normalmente tienen relación, pero hay webs que tienen una larga lista de backlinks tóxicos, cargados de spam. Sin embargo, si filtras un poco podrías encontrar material útil.

Otra forma de sacar webs sin necesidad de utilizar ninguna herramienta es haciendo búsquedas de Google de toda la vida hasta dar con fuentes útiles. Para ir más rápido, puedes probar con la siguiente combinación en la barra de dirección:

“keyword de ese sector” inurl:blog

Por ejemplo:

“ux” inurl:blog

búsqueda de blogs con inurl blog

Obtendrás un listado de blogs con esa palabra clave como resultado.

Busca vídeos de YouTube

Aquí encontrarás vídeos como el típico unboxing y la puesta en marcha de un producto, así como opiniones positivas y negativas.

tutoriales de youtube sobre discos ssd

Te permitirán ver el funcionamiento o el efecto del producto sin tenerlo. Además, normalmente utilizan un lenguaje muy ameno, están orientados a un público general y no suelen utilizar un léxico demasiado complicado. Observa también los comentarios de los vídeos, a veces incluyen dudas que tienen los usuarios y a menudo incluso los mismos autores del vídeo las contestan.

También puede ser que encuentres vídeos elaborados por la marca para la que trabajarás, como tutoriales y otro material corporativo para generar leads. Échales un vistazo, seguro que te ayudan a entender mejor el tema.

Lee opiniones o reseñas

¿Dónde más ofrecen ese producto o servicio? ¿Está en Amazon, por ejemplo? Ya te hemos recomendado que lo hicieras con la web de la empresa (en caso de que se trate de un ecommerce, por ejemplo), pero también deberías consultar las opiniones de los clientes en otras plataformas. Observa además qué preguntas suelen hacerse acerca del producto y sus respuestas.

El lenguaje suele ser incluso más sencillo que el de los vídeos de YouTube. Son personas que han comprado el producto y se limitan a compartir su opinión con los demás usuarios. Ver cómo los demás hablan sobre estos productos en un lenguaje más sencillo te facilitará la tarea de tener que explicarlos tú. Además, encontrarás posibles problemas que los usuarios han tenido con el producto o servicio e incluso obtendrás respuesta a preguntas que ni siquiera te habías planteado.

Si además tienen un establecimiento o sede física puedes revisar qué publican los usuarios (tanto opiniones como fotos) en Google Maps o Yelp, o en directorios más especializados como Doctoralia o Top Doctors (para clínicas y profesionales de la salud, por ejemplo), o TripAdvisor para el sector turístico y de la restauración. Ten en cuenta que en este artículo estamos dando recomendaciones generales y en función del sector no todas tendrán el mismo peso o la misma validez.

Echa un vistazo a las Redes Sociales

Busca grupos de Facebook sobre el sector o tema que no dominas. Normalmente hay comunidades formadas tanto por expertos como por novatos, en las que se preguntan y aclaran dudas.

Si no conoces Reddit, puede ser un buen momento para crearte una cuenta: se trata de un agregador de contenido en el que los usuarios envían publicaciones y otros interactúan con ellos. Esta plataforma se divide en subreddits o subcomunidades, y existen desde las más frikis hasta las más técnicas.

subreddit sobre diseño ux

También puede ser un buen lugar donde compartir tus artículos una vez los tengas y dar a conocer el producto.

Quora también es una opción a tener en cuenta. Seguramente ya la conoces, pero no está de más mencionarla. Es una plataforma que ofrece respuestas a preguntas online. Puede que tus dudas ya hayan aparecido ahí anteriormente, pero en caso de que no sea así también formular cualquier pregunta y aclarar todas tus dudas gracias a su comunidad internacional.

Es posible que no todas las respuestas sean fiables. Sin embargo, lo bueno de Quora es que todos los perfiles van acompañados de una foto y breve descripción (normalmente corresponde a qué se dedica esa persona o a qué se debe su conocimiento). Además, al seleccionar cualquier perfil puedes ver todas las respuestas y preguntas que ha formulado. Tendría que ser suficiente para contrastar si es una respuesta de calidad o no.

Tampoco te olvides de Twitter, Instagram… Cualquier red podría proporcionarte información valiosa.

Ponte en contacto con expertos del sector

No tengas miedo de ponerte en contacto con todo aquel profesional del sector que necesites. Puede ser alguien a quien sigas por LinkedIn, el autor de un artículo que hayas leído o incluso una persona de otro departamento de tu propia empresa.

El networking es fundamental para encontrar empleo pero también a la hora de elaborar contenido. Poder contar con fuentes propias de expertos es muy valioso a la hora de redactar: te ayudará a ser original y a crear contenidos inéditos. Además, a todo el mundo le suele gustar que le mencionen en un artículo (y si enlazas a su web más aún), por lo que no te preocupes, seguramente no te dirán que no.

Asegúrate de cultivar la relación y siempre podrás volver a contar con esa persona cada vez que necesites ayuda con un post de una cierta complejidad.

Haz algún curso gratis, asiste a eventos y lee libros

En los últimos años han aparecido una infinidad de plataformas con cursos gratuitos (o muy económicos) en Coursera, Domestika, Udemy, LinkedIn Learning, Crehana… Normalmente están hechos por profesores universitarios o profesionales del sector. Suelen ser cortos e introductorios, por lo que te ayudarán a familiarizarte con el tema. Asimismo, a menudo incorporan comunidades o foros en los que puedes participar y aclarar tus dudas.

Otra opción interesante es asistir a webinars o eventos, podrás aclarar tus dudas con otros profesionales del sector y hacer networking. Muchos los encontrarás en Facebook, LinkedIn o a través de la aplicación Meetup.

No te olvides de los libros. Hay quien piensa que no hay libros interesantes para temas muy técnicos, pero es un grave error. Date una vuelta por tu librería favorita (o por el catálogo de Jeff Bezos) y verás a qué me refiero.

¿Cómo buscar ideas y temas para el blog cuando no conoces el sector?

Ahora que ya sabes cómo extraer la información para ese post tan complicado, puede que te interese pensar en temáticas. Ya hemos visto cómo buscar temas cuando no sabes de qué hablar en el artículo de cómo crear un calendario editorial para un blog, por lo que te recomiendo que le eches un vistazo si aún no lo has hecho. Como verás, gracias a herramientas como AlsoAsked.com encontrarás múltiples preguntas a las que muy probablemente tu post tendría que dar respuesta.

Conclusión

Una vez tengas todas tus fuentes, recopílalas en una hoja de cálculo. Todos los enlaces útiles que hayas encontrado, posts del blog de la empresa, otros posts de webs similares, opiniones de clientes, vídeos de YouTube, perfiles de LinkedIn de personas a las que podrías entrevistar… En definitiva, todo lo que encuentres y que consideres que te podría ayudar.

También puedes añadir una segunda pestaña con un glosario de términos utilizados frecuentemente en ese sector y sus definiciones.

Cuando tengas tu post, léelo. Si hay algo que no te suena bien, reescríbelo. Si ni tú mismo te fías de lo que has escrito, ¿por qué debería hacerlo otra persona que tal vez entienda más del tema que tú? Sé auténtico y asegúrate de que el artículo que presentas tiene sentido.

Asegúrate de que presentas la información de manera atractiva: hoy en día los lectores escanean, no se paran a leer con detenimiento, así que los contenidos tendrán que ser intuitivos, atractivos a nivel visual y usarán el mismo lenguaje que emplearían ellos.

La práctica hace al maestro. No descartes una nueva oportunidad por no tener conocimientos previos sobre un determinado sector. Escribir un post de calidad sobre un tema que no dominas no tiene por qué ser complicado si tienes buenas fuentes y todas las herramientas necesarias para hacerlo. Lo fundamental es que te guste escribir y disfrutes haciendo búsquedas online. De ser así, lo demás vendrá rodado.

Recuerda que en ningún caso se trata de que te hagas pasar por un experto cuando no lo eres, sino de saber desenvolverse en situaciones de una cierta complejidad.

¿Y sabes qué? Si acabas trabajando en un sector tan especializado verás que muchos temas son parecidos e incluso tienden a repetirse. De ser así aprenderás muy rápido y ese bloqueo inicial te durará muy poco.

Por cierto, mi amigo consiguió el trabajo 🙂

¿Cuál ha sido el contenido más difícil que has tenido que escribir?

Imagen de cabecera: Freepik.

botón de volver arriba